Basket Lover

Análisis de la jornada de baloncesto mundial

    14 áreas de la oreja en la cual se puede colocar el piercing y sus cuidados

    Colocar un piercing en la oreja,  no sólo implica elegir al lugar y especialista adecuado, ha de suponer cuidados, observación del orificio y documentarse acerca de cada espacio de la oreja en el cual podría colocárselo.

    El umbral del dolor en cada persona es ciertamente distinto, sin embargo, existen zonas cartilaginosas que podrían resultar más o menos dolorosas en términos generales.

    Conozca cuáles son estas áreas de la oreja, así como los cuidados a procurarle.

    Zonas de la oreja en la cual colocar el piercing

    • Hélix: Es la zona que se presenta como la parte media y tiene forma de embudo. Es en este lugar, en el cual suele colocarse más el piercing, además del lóbulo de la oreja. Esta zona, es bastante dolorosas por ser cartilaginosa.
    • Industrial: También conocido como la zona de colocación de piercing andamio o de construcción, está representado por dos agujeros perforados conectado a través de una sola pieza transversal. Es una perforación doble del cartílago.
    • Auricular: Es la zona de la captación de la audición, se ubica en la zona del cartílago exterior a una altura media.
    • Antihélix: Es la prominencia curva del cartílago, por delante se ubica el hélix, también conocido como pabellón auricular. La colocación de un piercing, se muestra de forma curva.
    • Snug: Es aquella perforación que se realiza al cartílago interior de la oreja, justo, en la protuberancia vertical. Suele ser muy discreto por su ubicación, Suele ser tan dolorosos como el Hélix.
    • Torre: También denominado Rock, en comparación con otro tipo de perforaciones, está en particular, no suele ser dolorosas. Ubicada en la parte baja de la escala, en forma de torre, este piercing, requiere adecuados cuidados por la segregación sebácea en su zona, así como el polvo imperceptible.
    • Orbital: Es la envoltura de perforaciones conectadas entre sí; se muestra como una órbita, de allí su denominación. Su ubicación exacta, es la hélice de la oreja.
    • Hélix interno: también conocido como Daith, esta zona es bastante discreta, pero al mismo tiempo, si se emplea un piercing llamativo, puede resultar muy llamativo. Se ubica en el cartílago interno de la oreja.
    • Concha: Es el área inferior o media que tiene forma de embudo; su forma es de concha y se centra en la perforación del cartílago.
    • Tragus: Tan diminuto piercing y al mismo tiempo tan expuesto, es sin duda, dos puntos situados en la parte central de la oreja entre la cara y el cartílago, perforando el área más dura y próxima a la mejilla, justo al frente del canal auditivo.
    • Antitragus: Es el nombre atribuido al pequeño tubérculo de cartílago, el cual es notorio por su exaltación por encima del pabellón de la oreja, exactamente, opuesto al canal auditivo externo.
    • Lóbulo: Se refiere a la zona carnosa y en forma redondeada de la oreja. Su función, será captar las vibraciones sonoras hacia el interior del oído.
    • Lóbulo superior: La zona carnosa y redondeada enfocada en el extremo superior.
    • Lóbulo transversal: Se refiere a la perforación que no suele generar dolor (como otros tipos), se hinca la zona blanda que no tiene transmisiones nerviosas.

    Cuatro cuidados a considerar post colocación de piercing

    La colocación de un piercing, no sólo debe significar ir al especialista a colocárselo, supone contar de forma previsiva con herramientas en casa para su atención periódica, a fin de evitar infección.

    Algunas de las consideraciones a tomar en cuenta son:

    Materiales

    Los guantes, las gasas, alcohol, gerdex, povidine son parte de los materiales que debemos procurar tener en casa.

    Recuerde, que su trato y atención, también debió en este caso, haberse garantizado con base a estos cuidados y esterilización correspondiente.

    Permanencia

    Una vez que usted, se ha colocado los pendientes, deberá dejarlos de forma consecutiva, a fin de poder sellar la costra necesaria y proceso de cicatrización completo.

    Por otra parte, el retirarlos antes del tiempo prudente (seis semanas), podría generar cierre del agujero perforado.

    Higiene

    De forma regular y en tres momentos del día, usted deberá higienizar la zona de la oreja. Lo recomendables es jabón neutro, libre de cualquier partícula residual que pudiera generar bacteria.

    La aplicación del alcohol, es fundamental, independientemente del jabón que emplee. Si utilizamos un alcohol a alto porcentaje de protección y desinfección será mucho más eficaz el procedimiento germicida.

    Observación

    Debemos estar vigilantes a cualquier proceso de rubor excesivo, secreciones en abundancia y/o inflamación. El color amarillento, también podría representar un factor alarmante por el cual aun aplicándose los cuidados antes descritos, deber visitar al dermatólogo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.